0

Carrito

Beholder: La vida de los otros

Beholder: la vida de los otros

Belholder:Complete Edition llega a PlayStation 4 en dos fabulosas ediciones físicas. Una excusa perfecta para hablar del juego de Warm Lamp Games y otros clásicos que enfrentaban al jugador a la opresión.

https://badlandpublishing.com/wp-content/uploads/2019/11/2018-12-18_1827.png

¿Convertirse en un engranaje más de un régimen opresivo o combatirlo, a riesgo de nuestra propia vida? Héroes y confidentes, cobardes y mártires… La industria del videojuego suele convertirnos en protagonistas de épicas luchas por la libertad, pero en los últimos tiempos también hemos tenido la oportunidad de convertirnos en grises peones de los tiranos, afrontando las consecuencias de nuestras decisiones, por malas que fueran. Recordamos algunos ejemplos de ambas caras de la moneda, incluyendo a Beholder, el aclamado juego de Warm Lamp Games en el que encarnamos a un casero colocado por el gobierno para espiar a los inquilinos de su edificio, y que acaba de salir a la venta en formato físico para PlayStation 4.

Beholder

(PlayStation 4)

¿Hasta dónde llegarías para sobrevivir en un estado totalitario? ¿Serías capaz de sacrificar hasta a tu propia familia para servir al gobierno? Beholder nos pone en el pellejo del encargado de un edificio de apartamentos, con la misión de espiar a los inquilinos, utilizando todos los medios a su alcance: ya sea instalando cámaras y escuchas como recurriendo al clásico “mirar por el agujero de la cerradura».

BadLand_Publishing_Beholder_IndieDev
BadLand_Publishing_Beholder_IndieDev

Aprovecha la ausencia de tus inquilinos para colarte en sus apartamentos y registrar entre sus pertenencias en busca del más mínimo indicio que pueda etiquetarlos como “enemigos del estado». En cualquier caso, su destino quedará en tus manos. Podrás informar a tus superiores, jugártela y ocultar dicha información con la esperanza de que el «disidente» vuelva «al buen camino» o incluso chantajearlo. Al fin y al cabo, tú también tienes una familia, y debes atender a sus necesidades y problemas.


Cada decisión que tomes, por banal que parezca, tendrá sus repercusiones en un juego con múltiples finales que pondrá a prueba tu moralidad. No has jugado a nada parecido a Beholder…hasta ahora, que llega a las tiendas, en sendas ediciones físicas de la mano de Badland Publishing y Alawar  Entertainment. Beholder Complete Edition incluye el juego original y el DLC/Precuela «Sueño Feliz», en la que encarnaremos al predecesor de Carl. Además de la edición sencilla, se ha lanzado una espectacular Edición Coleccionista que incluye el juego, un pin, un libro de arte, la banda sonora en CD y un muñeco antriestrés con la forma  de Carl.


Beholder: Complete Edition (FNAC)


Beholder: Complete Edition (Xtralife)


Beholder: Complete Edition (Amazon)


Beholder: Complete Edition (GAME)


Beholder: Complete Edition (Carrefour)


Beholder: Complete Edition (Impact)

Por cierto, ¿Sabíais que Beholder inspiró un corto de imagen real? Se estrenó a principios de este año en YouTube, con Yevgeny Stychkin interpretando a Carl. Aquí lo tenéis.

Papers, Please

(PC, iOS, PS Vita, 2013)

Otra joya indie ubicada en un estado totalitario, Papers, Please nos enfrentaba a la cruda tarea de trabajar como inspector de fronteras en el ficticio país de Arstozka. De nosotros dependía quién podía entrar o no en nuestra glorioso país comunista (el juego transcurre en 1982), tras revisar concienzudamente su documentación. Incluso podíamos aceptar sobornos; cualquier ingreso extra era bienvenido a la hora de mantener a nuestra familia. El éxito de Papers, Please catapulto a su creador, Lucas Pope, quien volvería a sorprender a todos en 2018 con el deslumbrante Return of the Obra Dinn.

BadLand_Publishing_Beholder_IndieDev
BadLand_Publishing_Beholder_IndieDev
BadLand_Publishing_Beholder_IndieDev

Papers, Please también inspiró otro cortometraje de imagen real, a manos del mismo dúo responsable del ya mencionado corto de Beholder,

Half-Life 2

(PC, Xbox, Xbox 360, PS3, MacOS, 2004)

Si hablamos de distopías autoritarias hay que mencionar, forzosamente, a la obra maestra de Valve: su alteza Half-Life 2. El arranque del juego, con Gordon Freeman llegando en tren a City 17, sigue dando toda una lección de cómo ambientar un videojuego. Durante la década y media posterior, los FPS y las aventuras en primera persona se inspiraron, sin disimulo, en la narrativa visual de esta joya.


BadLand_Publishing_Beholder_IndieDev
BadLand_Publishing_Beholder_IndieDev

The Saboteur

(PlayStation 3, Xbox 360, PC, 2009)

Posiblemente el juego más infravalorado de la pasada generación. The Saboteur fue el canto del cisne de Pandemic Studios, el talentoso estudio que elevó el sandbox a la categoría de arte, gracias a las dos entregas de Mercenaries. En esta ocasión nos llevaron al París ocupado de la Segunda Guerra Mundial, encarnando a un espía, un saboteador, inspirado en un personaje real: William Grover-Williams. La ambientación era increíble, y mostraba las zonas de París controladas por los nazis en un hermoso Blanco y Negro solo roto por el rojo del fuego y las banderas.


BadLand_Publishing_Beholder_IndieDev
BadLand_Publishing_Beholder_IndieDev

Guevara / Guerrilla War

(Recreativa, NES, 1987)

Y rematamos con otra forma de enfrentarse a la opresión, una más contundente e infinitamente más delirante y pirotécnica. En 1987 SNK retomó la fórmula de su exitoso Ikari Warriors en un shooter inspirado en ¡la revolución cubana!. De hecho, el lanzamiento original japonés recibió el nombre de Guevara, y estaba protagonizado por el mismísimo Che y Fidel Castro (jugador 1 y 2). El objetivo del juego era liberar Cuba de las manos del dictador Fulgencio Batista, utilizando todo tipo de armamento e incluso pilotando tanques. Cuando llegó el momento de distribuir la recreativa en Occidente, SNK no quiso líos políticos, y rebautizaron la placa como Guerrilla War, el nombre que recibió la versión NES (en Famicom siguió llamándose Guevara). Aún así, no eliminaron una imagen del Che, animando a los «héroes de la revolución». Así se las gastaban en los locos años ochenta.l

BadLand_Publishing_Beholder_IndieDev

BadLand_Publishing_Beholder_IndieDev