0

Carrito

Humo, penumbra y gabardinas: Pecaminosa y otras joyas del videojuego Noir

Una voz en off, un despacho destartalado, el brillo de un cigarrillo en la oscuridad, música de jazz…El cine negro, que vivió en los 40 y 50 su mayor momento de esplendor, nos legó unas señas de identidad que, muchas décadas después, fueron recogidas en un puñado de obras maestras interactivas, una serie de clásicos para ordenadores y consolas que nos convirtieron por unas horas en detectives privados y policías tras la pista de criminales. La hermandad de la gabardina, el sombrero fedora y la pistola humeante contará a partir de 2021 con un nuevo miembro: Pecaminosa.

 

Pecaminosa es un Action RPG en el que encarnaremos a John Souza, un detective caído en desgracia debido a su afición al alcohol y el juego, al que le se le presenta el trabajo más extraño de su carrera: capturar a los antiguos socios de un notable y fallecido capo mafioso… por encargo de su propio fantasma. Solo así el alma del criminal logrará alcanzar el cielo, pero no el reto no será sencillo en una ciudad, Pecaminosa, que se ha ganado su nombre a pulso.

Desarrollado por los portugueses Cereal Games, Pecaminosa fusiona la mecánica y la estética de los Action RPG clásicos con la profundidad y la libertad de acción que se espera de un título actual. Podremos customizar la apariencia y el arsenal de nuestro personaje en todo momento, así como personalizar a nuestro antojo su evolución, a través del sistema L.I.F.E., repartiendo los puntos de experiencia en cuatro parámetros distintos: Suerte, Inteligencia, Fuerza y Resistencia.

Pecaminosa llegará en la primavera de 2021 a PlayStation 4, Nintendo Switch, Xbox One y PC de la mano de Badland Publishing. Si no puedes esperar a calzarte la gabardina y el sombrero, puedes ir calentando con esta pequeña selección de clásicos inspirados en el género Noir. El vaso de whiskey es opcional.

Under a Killing Moon

La saga de Tex Murphy, un detective interpretado por el diseñador de la saga, Chris Jones, es una de las más añoradas por los fans de las aventuras gráficas de los 90. Hemos elegido la tercera entrega, de 1994, porque supuso toda una revolución, al abandonar los escenarios 2D para dar el salto a entornos tridimensionales, todo ello rematado con la magia del FMV, por entonces en pleno auge. Gracias a un presupuesto de 2 millones de dólares, Access Software pudo reclutar a un reparto de lujo (Brian Keith, Margot Kidder y la voz del mismísimo James Earl Jones). La magia de la croma y una ambientación de puro cine negro (en el San Francisco del año 2042), hizo el resto.

Blade Runner

Si hablamos de aventuras Noir en entornos futuristas, no podíamos dejar fuera esta obra maestra de Westwood Studios, cuya trama se desarrollaba de manera paralela a la inolvidable película de Ridley Scott. En ella encarnábamos a Ray McCoy, un Blade Runner novato al que se le encarga “retirar” a una serie de díscolos replicantes. Aunque Harrison Ford/Deckard no aparecía en el juego, si se le menciona en diversos momentos, y los jugadores tuvieron la oportunidad de interactuar con parte del resto de reparto: Sean Young (Rachael), Brion James (Leon) o William Sanderson (J.F. Sebastian). Durante un montón de años esta joyaza de 1997 estuvo descatalogada, pero actualmente puede descargarse de manera oficial en tiendas como GOG.com.

Grim Fandango

Los maestros de la aventura gráfica, LucasArts, con el mismísimo Tim Schafer al frente, nos brindaron en 1998 esta maravilla, en la que se fusionaba todos los elementos del cine negro con el folclore mexicano del Día de los Muertos. Manuel “Manny” Calavera viste el smoking con el mismo estilo que Bogart en esta aventura ubicada en la Tierra de los Muertos repleta de misterio, encanto y guiños a clásicos como Casablanca y El Halcón Maltés. Grin Fandango también fue rescatado hace unos años, en una versión remasterizada que se comercializó para todo tipo de plataformas, incluyendo PS4, Xbox One y Switch.

L.A. Noire

Sería imposible no mencionar esta ambiciosa producción de Rockstar, porque es posiblemente el mayor homenaje que ha dado la industria del videojuego al cine negro. De hecho, podría decirse que es prácticamente una película, tanto por sus valores de producción (su presupuesto superó los 50 millones de dólares) como por su factura artística. Para la que sería su primera, y única, creación, Team Bondi fichó y digitalizó a través del motion capture facial a un extenso reparto, liderado por Aaron Staton (Mad Men) en el papel de Cole Phelps, el protagonista de un juego diseñado para transportarnos a la ciudad de Los Ángeles en 1947, con un realismo y detalle absolutamente apabullante. Adentrarse en L.A. Noire era como viajar al interior de una novela de James Ellroy.

Max Payne

Autores como Stieg Larsson, Henning Mankell, Liza Marklund o Camila Läckberg convirtieron a Escandinavia en el referente actual de la novela negra, y muy cerca de allí, en Finlandia, un estudio llamado Remedy Entertainment logró transformar la épica Noir en una experiencia absolutamente revolucionaria. Hablamos, claro está, de Max Payne, un juego que fusionó la ambientación de la novela negra en un espectáculo pirotécnico con tiroteos al más puro estilo del cine de John Woo potenciados con el uso del bullet time.

Discworld Noir

El humor y los clichés del cine negro también pueden fusionarse con éxito, tal y como quedó patente con el hilarante Discworld Noir, una aventura ubicada en el maravilloso universo de los libros de Terry Pratchett. El propio autor supervisó el guión de esta producción de Perfect Entertainment en la que encarábamos a Lewton, un detective privado encargado de investigar un brutal asesinato. Discworld Noir apareció originalmente en PC en 1999, y un año más tarde sería adaptado a PlayStation. Por desgracia, ambas versiones están actualmente descatalogadas.

Hotel Dusk: Room 215

El diseño de Nintendo DS, con su doble pantalla y la apertura en forma de concha, era perfecto para dar vida a una aventura point-and-click que se jugaba con la consola abierta en vertical, como si fuera un libro. Creado por Cing y producido por la propia Nintendo, Hotel Dusk: Room 215 fue una de las principales apuestas del gigante japonés para atraer a un público mucho más adulto, y muchos padres y madres tomaron prestadas las DS de sus hijos para meterse en la gabardina de Kyle Hide, el protagonista del juego.